jueves, 12 de febrero de 2015

Verso que no es verso por amor que no es amor

El día en el que te fuiste
Murieron todas las flores
Cortadas por una hoz
Agresiva e implacable.
Ni me miraste a los ojos
Al dictarme la condena.
Abundaba la desidia
En tu lúgubre discurso
Sin cariño y ningún tacto
Que fue duro proyectil.

Yo te lloré por los siglos
Se secaron las lágrimas
Y los párpados murieron
Con húmedas agonías.
Tuve llagas en la piel
Y el estómago apretado.
La vista hecha nebulosa
Destruido todo nervio
Sin alegría la faz
El corazón ya sin sangre.

Todo sollozo pernocta
En un corazón vacío
Para ser amado indigno,
Con aroma a podredumbre.
Es triste pena la mía
De tus mentiras tan obvias
Que inadvertidas pasaron
No puedo culpar a nadie
Solamente a mi ceguera
Y a mi negligencia tonta.

Mucho te quise, por cierto
Fuiste tú la que dudaste,
No querías compromisos;
Te alejaste sin razón.
Espero ahora estés bien
Ni me llames, ni me extrañes.
Manténte en margen y bordes
De la vida que ahora tengo
Yo te borraré con agua
Y fuego si es necesario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario