domingo, 15 de octubre de 2017

Objetivo de vida

Durante su infancia veía documentales biográficos y leía sobre la vida de las celebridades, pues se había propuesto ser rico y famoso cuando fuera mayor.

Hoy, en su adultez, ve documentales biográficos y lee sobre la vida de las celebridades para intentar averiguar que cosa hizo mal.

jueves, 12 de octubre de 2017

Pálido rostro

Parecía que el niño estuviera llevando el ritmo del toquío, o al menos eso sentía él.
Lo más probable es que la inestable luz de las velas haya provocado una ilusión óptica. El viento soplaba fuerte y a pie enjuto era claro que se había colado por alguna rendija.
Continuó con su trinar y su entonación.
Se dio tiempo para hacer varios floreos y cuando dirigió su vista al bebé, aunque era imposible, creyó por unos fugaces segundos haberle visto abrir los ojos.
Seguramente era su imaginación.
La hora era avanzada, había bebido más de alguna caña de vino y el trayecto había sido largo. Como pudo terminó el verso, en la penumbra.
Para su fortuna la memoria no falló. Se puso de pie, se persignó de frente al niño y de espalda a los compungidos auditores y en silencio hizo una plegaria sin pensárselo mucho.
Al dar la espalda al pequeño, escuchó que le daba las gracias por su canto.
Dio media vuelta y el rostro enjuto y pálido del niño escuetamente le sonrió.

martes, 10 de octubre de 2017

Ampelmännchen

Conocía bastante bien las costumbres de ese país, tan estructurado, productivo y eficaz. Podía jactarse de hablar el idioma tan bien como un nativo, aún con la dificultad que presentaba su dominio para el resto de mundo.
Estaba bastante al tanto de las modas y del carácter de sus habitantes. Sin embargo, cada vez que se enfrentaba a un semáforo se preguntaba lo mismo: ¿Por qué el Ampelmännchen necesitaba un sombrero para cruzar la calle?

miércoles, 4 de octubre de 2017

Carta a Doña Violeta Parra Sandoval



Santiago, 4 de Octubre de 2017.




Estimada Doña Violeta,
Presente:



Sé que le tiene sin cuidado, pero me gustaría darle a conocer que hoy en nuestro país gran revuelo y celebraciones está causando el que hoy, de estar viva, habría cumplido cien años. No creo ser autoridad ni un gran estudioso de su obra, pero me parece conocerla en cierta medida y a Ud. también, gracias al tiempo que he dedicado a tratar de comprenderla y también a causa de haber compartido con un gran número de cultores que le conocieron, de quienes recopiló material y con quienes compartió alguna tertulia musical.

Mi intención más profunda es agradecerle, por su sacrificio, su tesón y por darle cara a un contexto social, artístico y político muchas veces hostil. Tal vez las cosas no son como le habría gustado, le han transformado en un obstáculo a la creación, que sé era uno de sus máximos anhelos. No obstante, por lo menos hay cierto interés en mirar hacia la raíz, o al sucedáneo que nos quieren hacer creer es la tradición.

Se ha dado lugar a muchos homenajes, gran mayoría de ellos re versiones poco cuidadas de canciones que compuso o recibió de primera mano entre campo y cordillera. Mucho escenario, mucha luz, fuegos de artificio y propuestas muy lejanas a lo que habría sido su idea de tributo, pero; en fin, por lo menos hay energía puesta en ello.

Entiendo que se haya sentido sola, abandonada, poco comprendida. En la actualidad la situación no ha cambiado mucho. Me parece muy probable el que, si pudiéramos hacerla resucitar, tomase la misma decisión que tomó hace cincuenta años en su carpa de la Reina, esa que resultó inviable a la larga por su escasa rentabilidad.

Los cantores, los cultores; esos que fueron su néctar y fuente de conocimiento y sabiduría siguen marginados de convocatorias, conciertos y de lo masivo. Algunos, afortunadamente, conservan esa pureza que tanto a Ud. le agradaba. Esos son lo que más valía tienen, ¿Me equivoco?

Me gustaría saludarla, darle un abrazo, conversar con Ud. sobre la actualidad del canto a lo poeta, de la paya, de la música chilena (no confundir con la hecha en Chile), del pueblo; de sus necesidades y sueños.

No oculto mi admiración, mi respeto y mi enamoramiento platónico hacia su persona. Nuevamente le agradezco, con mucha humildad.



P.D.:



Como fue Violeta Parra
deberían haber quinientos,
pero no hay ni uno que valga
la pena en este momento.


sábado, 30 de septiembre de 2017

La leyenda del Destalonado

Nunca se ha podido ver
al cruel Destalonado,
siendo criatura horrible,
es temido y respetado.

Dicen que es mitología,
mas, yo no estoy tan seguro,
porque sufrí sus apuros
pues, siguiéndome venía.
No sé que razón tendría
para mal quererme hacer.
Relato este suceder,
de este gigante rapaz,
cuyo rostro, vil, falaz,
nunca se ha podido ver.

En el medio del camino
avisté una polvareda
causada, dudas no quedan,
por un grande remolino.
Allí adentro vi al ladino
girando de lado a lado.
Temiendo ser devorado
presto me lancé a correr,
porque: ¿Enfrentar, quién va a poder,
al cruel Destalonado?

A otros les llegó la hora
por no ser tan advertidos,
yo permanecí escondido
entre verdes zarzamoras.
Era su devoradora
hambre, cosa muy temible;
resultaba inteligible
que a los niños se comía,
ninguna piedad tenía,
siendo criatura horrible.

Habiendo pasado el susto
me quedé buen tiempo allí,
muy quieto permanecí
en medio de los arbustos.
Ese monstruo tan robusto
mucho me lo habían mentado.
Verlo pasar a mi lado
me dejó muy tiritón,
de ese día en la región
es temido y respetado.

Cuando, por fin, me atreví
a indagar sobre el ladino,
una huella en el camino
fue lo único que vi.
Inclusive la medí:
un metro y cuarta tenía.
Su paso marcado había
con fuerza descomunal,
el ser sobre natural
que de talón carecía.