jueves, 4 de enero de 2018

Amor verdadero

El día en que por fin asumió que su alergia era producto de su imaginación y se decidió a tener un gato por mascota, conoció el amor verdadero.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Se ordena la despedida

Viendo allí sus fotos, su cuerpo inerte y sus dos guitarras silentes, me pregunté: ¿Efectivamente se fue para siempre? Una sensación jamás experimentada recorrió cada centímetro de mi humanidad, se estaban empezando a ir los maestros.

Algún día muchachos con experiencia en el canto, como era yo en ese entonces, vendrían a cantarme mi despedida.

domingo, 24 de diciembre de 2017

Competencia y performancia

- ¿Por qué has estado hablando todo el día así? No te entiendo.
- El motor de que mi conducta verbal resulte de sumo inteligible en esta jornada es que quisiera que mi competencia y performancia lingüística tengan el mismo nivel.
- Quieres mostrar que dominas el idioma, ¿Por qué?
- De puro weón no más.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Doris Day

Había visto “El hombre que sabía demasiado” y por esa razón cantaba con tanto ahínco imitando a Doris Day.

When I was young, I fell in love
I asked my sweetheart what lies ahead
Will we have rainbows, day after day
Here's what my sweetheart said…

No pudo llegar al coro, tema principal de la canción. La subieron por la fuerza a una misteriosa camioneta, la maniataron y desarmaron.
Desde el asiento del copiloto le apuntaba Víctor.
- Hola, Estela. Tiempo sin vernos.
- Víctor, cada día me das más la razón. Fue una excelente decisión terminar contigo.
Le amordazaron, pero eso no impidió que siguiera tarareando y siguiendo la letra en su mente:

¿Qué Será, Será?
Whatever will be, will be
The future's not ours to see
¿Qué Será, Será?
What will be, will be.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Emoji

Y después de que ella le confesara su amor hizo falta solo un emoticón de parte de él para que dejaran de hablarse.

viernes, 15 de diciembre de 2017

Guitarra chillona

Cada Miércoles pedía lo mismo: una paila de huevos revueltos con un par de rebanadas de pan de molde bien tostado, un jugo de naranja y un té de caramelo. Leía el periódico de atrás hacia adelante y al llegar a la portada volvía al final para revisar su horóscopo y resolver los sudokus.
Abría el pequeño estuche que siempre traía y sacaba una guitarra chiquita y chillona de cuatro cuerdas. Nunca grabé sus composiciones, me conformaba con oírlas así, sin editar, siempre era una sorpresa el como iban a sonar después.

Era agradecido, a cambio de reservarle la mejor mesa y encargarme de que nadie le molestara me regalaba sus discos autografiados, algunos libros y la última vez que lo vi me obsequió la guitarrita. Aunque habían pasado años de esta rutina recién allí vine a saber que se llamaba ukelele.